Blog

Blog

¿QUÉ ES EL AUTISMO (TRASTORNO DEL ESPECTRO DEL AUTISMO, TEA)?

El Autismo, o Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), se refiere a una amplia gama de diferencias cualitativas en el desarrollo caracterizadas por desafíos en la interacción social, en la comunicación y en los comportamientos, intereses o actividades repetitivos y/o restringidos.

El TEA es una condición dentro de la neurodiversidad, donde cada persona es única e irrepetible. Sabemos que en las personas con autismo se dan conductas similares tanto de comportamiento como de intereses y actividades repetitivos para hacer frente a cambios inesperados.

El Trastorno del Espectro del Autismo suele detectarse en la infancia, de ahí la importancia de comenzar a estimular lo antes posible en dificultades que estén relacionadas con lo personal, lo social o lo académico. Sin embargo, hay ocasiones en las que, hasta que las demandas del entorno no superan las capacidades del individuo, no se observa sintomatología propia de esta condición hasta avanzada edad.

CARACTERÍSTICAS NUCLEARES DEL TRASTORNO DEL ESPECTRO DEL AUTISMO (TEA)

Por lo general, el Trastorno del Espectro del Autismo se observa desde inicios tempranos (antes de los 2 años), donde los niños tienen más dificultades para regular su comportamiento. Al ser una forma diferente de entender, procesar y ver el mundo, estas diferencias no deben considerarse como problemas que necesiten arreglarse o curarse, puesto que se trata de variaciones neurobiológicas, es decir, simplemente diferentes.

El Autismo no es una discapacidad, ni una patología, sino una condición dentro de la neurodiversidad, donde cada persona es única e irrepetible.

Sin embargo, sabemos que en las personas con autismo se advierten conductas similares entre ellas, pero donde cada uno tiene su propia identidad e individualidad.

Podemos identificar algunas características frecuentes dentro del TEA (son ejemplos ilustrativos, pero no exhaustivos):

Alteraciones cualitativas en la reciprocidad socioemocional

  • Acercamiento social diferente y dificultad en la conversación en ambos sentidos (recíproca).
  • Disminución en intereses, emociones o afectos compartidos.
  • Dificultades en iniciar o responder a interacciones sociales.

Alteraciones cualitativas en la interacción social

  • Comunicación verbal y no verbal poco integrada.
  • Diferencias en el contacto visual y en lenguaje corporal.
  • Alteraciones en la expresión facial y la comunicación no verbal (poca utilización de gestos, contacto visual inusual, etc.)
  • Dificultades en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones.
  • Dificultades para compartir juegos o para hacer amigos.
  • Puede parecer tener menor interés por otras personas.

Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades

  • Movimientos, utilización de objetos o habla de manera repetitiva (p. ej., estereotipias como aleteo, balanceo, deambulación, movimientos repetitivos de manos y brazos alineación de los juguetes, repetición de palabras/frases, palabras o frases atípicas o excesivamente maduras para su edad).
  • Intereses restringidos y/o inusuales: intereses que pueden excluir otros, que pueden parecer raros, o que están de manera desproporcionada.
  • Dificultades en los cambios de rutinas.
  • Insistencia en la monotonía y angustia frente a cambios (pequeños o no).
  • Patrones de pensamiento rígidos (poco flexibles).

Hiper o hiporreactividad a los estímulos sensoriales:

  • Pueden o buscar sensaciones de manera intensa o constante, o bien rechazarlo y evitarlo.
  • Fascinación visual por las luces o el movimiento.
  • Indiferencia aparente al dolor/temperatura.

PAUTAS PARA PADRES DE NIÑOS CON TRASTORNO DEL ESPECTRO DEL AUTISMO

El Autismo no solo le afecta al niño/a sino también a todo su entorno y a su familia. Por ello, es importante entender y prepararse como padres para saber cómo poder afrontar las diferentes experiencias del día a día.

Las personas con neurodiversidad funcional (autismo, TDA/TDAH, dislexia) interpretan, experimentan, interactúan y sienten el mundo de forma diferente y única, por lo que lo relevante entonces, es entender esta forma diferente de procesar la información donde el objetivo final será siempre la mejora de la calidad de vida de la persona y su familia.

Algunos consejos son:

  • Utilizar un lenguaje claro y conciso que se adapte a su nivel de lenguaje.
  • Favorecer la anticipación de actividades, eventos, etc., utilizando una agenda o una pizarra para explicarle las rutinas que va a tener durante el día de manera visual.
  • Organizar y estructurar el día a día, delimitando por ejemplo los diferentes espacios de la casa por rutinas (comer en la cocina, ver la tele en el salón, etc.).
  • Planificar los cambios y anticiparlos.
  • Darle al niño/a la oportunidad de comunicarse (que pueda pedirnos un juguete, incentivar a que nos pida una comida o juguete que le guste, etc.).
  • Establecer un rincón o espacio de relajación en casa que le ayude a regularse.
  • Utilizar apoyos visuales o auditivos (por ejemplo, con canciones, objetos, etc) para los cambios de actividades, ya que las transiciones pueden generar malestar.
  • Ser cariñosos y respetuosos, pero también firmes y poner límites.

PRIMEROS SIGNOS O SEÑALES DE ALERTA

Si sospechas que tu hijo puede tener TEA, lo primero que debes hacer es consultar con un profesional.

Normalmente, estos son los síntomas que apreciaremos, según la etapa del niño:

Entre los 12 y 24 meses

  • El niño parece que no escucha o no se gira cuando se le llama por su nombre.
  • No señala para pedir ni para enseñarte algo que le interesa
  • El pequeño no mira a los ojos.
  • No imita acciones ni gestos.
  • Se ríe sin motivo aparente.
  • Juega solo o parece tener menos interés por los otros.
  • Empezó a decir palabras, balbuceos y sonidos pero ahora ya no lo hace.
  • Abre y cierra puertas, cajones o le gusta girar cosas, mirarlas de reojo, etc.
  • Parece que juega de manera diferente con los juguetes o muestra interés por partes del juguete (como girar las ruedas del coche).

A partir de los 24 meses

  • Muestra intereses “obsesivos”, “restringidos”, es decir, muy específicos y con necesidad de realizarlo muchas veces seguidas.
  • El niño se muestra irritable ante los cambios.
  • Se balancea, gira sobre sí mismo o tiene movimientos “extraños” de manos y brazos.
  • Le cuesta entender los sentimientos y pensamientos de los demás.
  • Repite palabras o frases constantemente.
  • Dice palabras muy por encima de lo esperado para su edad, o, por el contrario, no usa frases simples.
  • Estados de ánimo o reacciones emocionales poco habituales.
  • Utiliza pocos o ningún gesto (como señalar, decir hola con la mano, etc.).
  • Alteraciones sensoriales (reacciona de manera excesiva o no reacciona ante ruidos, luces, olores, texturas, alimentos, etc.).

CÓMO SABER SI MI HIJO FORMA PARTE DEL ESPECTRO AUTISTA/QUE HACER ANTE LA SOSPECHA DE UN POSIBLE TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Una de las mayores dificultades en la realización de un diagnóstico, es la de establecer los limites respecto a otros trastornos del desarrollo donde algunos síntomas muestran cierto solapamiento conductual.

Las dificultades más críticas probablemente se encuentran para diferenciar el Trastorno del espectro del Autismo (TEA), de los Trastornos Específicos del Lenguaje (TEL) y de la Discapacidad Intelectual.

Para ello, es importante valorar de una forma efectiva y profunda las conductas y competencias que reflejan los criterios diagnósticos desde distintas áreas y de manera exhaustiva.

  • Exámenes médicos y genéticos.
  • Valoración otorrinolaringóloga.
  • Evaluación exhaustiva desde las áreas de psicología, logopedia y terapia ocupacional (con amplio conocimiento sobre el TEA).
  • Evaluación del perfil sensorial desde el área de Terapia Ocupacional.
  • Valoración psiquiátrica.

En el Centro de Desarrollo Ludocrea contamos con la formación en pruebas específicas como el ADOS-2 y el ADI-R así como de pruebas específicas para valorar el perfil cognitivo, las fortalezas y desafíos en la adaptación, evaluación del área comunicativa, motora, evaluación del perfil sensorial, etc.).

LA EVALUACIÓN EN LUDOCREA

La evaluación es fundamental para la creación y diseño de un programa de trabajo con objetivos enfocados en todos los contextos.

El fin de esta evaluación es mejorar las habilidades del niño, adaptar el ambiente a sus necesidades y prestar apoyos al entorno escolar, familiar y social.

Hay diferentes fases en la evaluación:

  • Evaluación de la capacidad cognitiva y otras funciones cognitivas: mediante pruebas que estén validadas con población española en la medida de las posibilidades y que tengan buenas propiedades psicométricas.
  • Evaluación de la comunicación y el lenguaje: se evaluarán las habilidades del pequeño para la comprensión, conversación, discurso o la vocalización, así como la modalidad comunicativa (gestos, símbolos, imágenes), la funcionalidad del lenguaje, el contenido y el contexto.
  • Evaluación del desarrollo social y emocional: en esta área es importante valorar sus habilidades socio-emocionales, la atención conjunta, las habilidades mentalistas y teoría de la mente, etc.
  • Evaluación de la conducta adaptativa, de intereses y actividades: en esta área se valoran las posibles barreras que producen dificultades a la hora de adaptarse a su entono, así como los elementos que pueden favorecer la adaptación.
  • Evaluación del perfil sensorial: se valora el proceso de integración sensorial, es decir, el proceso neurológico que nos permite dar sentido a nuestro mundo, al recibir, registrar, modular, organizar e interpretar la información que llega a nuestro cerebro desde nuestros sentidos. Para conocer el perfil sensorial tendremos en cuenta los diferentes sistemas perceptivos (visual, auditivo, gustativo, olfativo, táctil, vestibular, propioceptivo).

INTERVENCIÓN EN TRASTORNO DEL ESPECTRO DEL AUTISMO

Dentro del Tea, al tener una forma diferente de entender, procesar y ver el mundo, las dificultades no deben considerarse como problemas que necesiten arreglarse o curarse, puesto que se trata de variaciones neurobiológicas, es decir, simplemente diferentes.

Sin embargo, lo que sí debemos trabajar son los elementos que generan malestar y dificultan las oportunidades de aprendizaje, socialización y desarrollo personal entre otros.

Debemos de tener en cuenta que, no existe una única modalidad de intervención, todo dependerá de las necesidades del niño/a y/o adolescente.

Lo que sí existen son unas bases comunes sobre las que trabajamos en Ludocrea:

  • Modelo centrado en las personas con TEA y sus familias.
  • Plan de Apoyo Individualizado.
  • Apoyo conductual positivo.
  • Intervención especializada (desde diferentes disciplinas) en las distintas áreas involucradas en el desarrollo (interacción, comunicación, juego, etc.).

Se trabajarán distintos objetivos (adaptados a las necesidades individuales de cada niño y familia) según la disciplina a través de materiales, recursos y metodologías, para lograr entre otros:

  • Fomentar el desarrollo social y comunicativo.
  • Desarrollar competencias adaptativas, cognitivas y emocionales que aumenten su flexibilidad, regulación y bienestar.
  • Aportar herramientas, apoyos, modificación de ambiente que reduzcan las barreras.
  • Brindar apoyo e información adaptada e individualizada a las familias y profesionales.
  • Ampliar los intereses y las habilidades propias.

En Ludocrea, nuestros profesionales trabajan para poder atender todas las necesidades y dificultades de los niños y sus familias, así como los desafíos relacionados con la comunicación, la socialización, la regulación emocional y el aprendizaje.

La primera consulta telefónica es gratuita. ¡Te esperamos!

 

 

 

¿Qué es tener TDA? Déficit de atención en Niños

¿Qué es tener TDA? Déficit de atención en Niños

Hoy en día, muchos de nosotros nos preguntamos qué es el TDA o el TDAH, pues bien, las siglas TDA, corresponden a Trastorno por Déficit de Atención y TDAH a Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Tanto el TDAH como el TDA son una condición, donde el TDA se caracteriza por una significativa desatención, pero sin presencia de síntomas hiperactivos.

El TDA es un trastorno de carácter neurobiológico que aparece en la infancia y se manifiesta en los niños en aspectos como: dificultades para mantener la atención, control de impulsos, dificultades emocionales, entre otros. La detección y atención temprana es de gran importancia para prevenir posibles dificultades en los niños (a nivel emocional, social y/o académico, principalmente)

Cabe destacar que, a pesar de ser denominado trastorno, tanto el TDA como el TDAH no son problemas o déficits que necesiten de ser revertidos o curados, sino una forma de interpretar, procesar, sentir, interactuar y experimentar el mundo de manera diferente y única.

Qué es el TDA en niños

Los niños con TDA y con TDAH muestran diferencias en el desarrollo neurológico, donde, por falta de adaptaciones necesarias y falta de recursos y/o herramientas efectivas, pueden presentar conductas problema y llegar a generar dificultades a la hora de relacionarse, a la hora de tener un buen rendimiento escolar o a la hora de autorregular sus emociones, puesto que para el niño es complicado organizar y planificar su comportamiento o ver donde tiene que poner el foco de atención. Esto provoca que se distraiga con facilidad y que dé lugar a dificultades en el aprendizaje durante la infancia o adolescencia.

Por lo general, este tipo condición se suele detectar a partir de los siete años, puesto que se considera que, hasta los 6 años. Sin embargo, existen algunos signos de alerta que pueden ser detectados en etapas más tempranas. Hay que tener en cuenta que no todos los niños presentan las mismas dificultades, es decir, dependiendo de la persona, podemos encontrar estos desafíos en mayor o menor medida.

Las personas con neurodiversidad funcional (autismo, TDA/TDAH, dislexia.) interpretan, experimentan, interactúan y sienten el mundo de forma diferente y única.

Por eso, cuando los especialistas nos explican qué es TDA o TDAH en niños, comenzamos a tomar consciencia de lo importante que es trabajar con las emociones y sensaciones, la accesibilidad del entorno, la autodeterminación de calidad en todos los contextos. De esta manera, estaremos impulsado su proceso de internalización, dejarán de funcionar mediante estímulos externos y comenzarán a aprender a hacerlo a través de objetivos personales. Estos procesos, herramientas y adaptaciones dependerán de las características individuales del niño/adolescente (edad, fortalezas, intereses, necesidades, etc.) donde el objetivo último será siempre la mejora de la calidad de vida de la persona y su familia.

Síntomas del TDA y características

Las características de los niños con TDA son variadas, pero comúnmente, todos están relacionadas con dificultades en la atención y dificultades para regular su conducta ante las distintas demandas. De hecho, lo que se suele observar son dificultades para mantenerse concentrados en una misma actividad durante largos periodos de tiempo, por lo que cambian de tarea con frecuencia, e incluso muchas veces dejan inconclusas las actividades.

En términos generales, los niños que presentan TDA se caracterizan por:

  • Parecer desorganizados y tener dificultades para concentrarse en una sola tarea.
  • Dificultades para mantener y focalizar la atención.
  • Parecer muy distraídos y perder y/o olvidar rápidamente las cosas, sobre todo si no las han entendido bien (a veces puede parecer que no escuchan).
  • Dejar inconclusas sus tareas y cometer errores debido a la baja reflexividad.
  • Tener problemas para mantenerse centrado en tareas, juegos o conversaciones largas.
  • Evitar o postergar las tareas que requieren un esfuerzo mental, como los trabajos escolares o actividades domésticas y de la vida diaria.
  • Perder sus objetos con facilidad,como el material escolar, llaves, libros, gafas, etc.
  • Parecer ausentes y ensimismados.
  • Dificultad para entender y ejecutar las instrucciones.
  • Pueden ser impulsivos.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Mostrar mayor lentitud en la ejecución de tareas motoras y cognitivas.
  • Falta de coordinación y planificación motora (por ejemplo, a la hora de vestirse, de escribir, a la hora del baño, etc.)
  • Dificultad a la hora de procesar estímulos y para llevar a cabo una respuesta adecuada a ellos.

Muchos padres y madres se preguntan cómo ayudar a su hijo a que controle determinadas conductas o a que tome decisiones de una manera más reflexiva, valorando detenidamente las consecuencias de sus acciones.

Debemos entender que, en muchas ocasiones, detrás de las rabietas, la rebeldía, los desafíos o la negatividad, se esconden unas emociones gestionadas incorrectamente debido a una falta de reconocimiento, de comprensión, de planificación, de organización o bien de autorregulación.

Podemos establecer ciertas pautas para padres de niños con TDA:

  • Crear rutinas diarias para ayudar al niño/a a saber qué tiene que hacer en cada momento y estructurar el ambiente.
  • Establecer límites y normas claras para ofrecerle seguridad (desde el respeto).
  • Ser preciso, concreto y claro, transmitiendo una sola instrucción.
  • Secuenciar las actividades/objetivos. Puedes usar apoyos visuales o guías que demuestren cómo se debe realizar cada tarea.
  • Guiarle y ayudarle dándole apoyo (escuchar, no interrumpir, utilizar un tono de voz adecuado al contexto y sin gritos, comprensión y validación de emociones etc.).
  • Enseñar lo que sí puede hacer y cómo en lugar de lo que no.
  • Aceptar y expresar sentimientos y emociones.
  • Ayudarle a incrementar su autonomía y su autoestima.
  • Facilitarle la realización de sus deberes/tareas escolares: dividir las tareas escolares, fomentar su lenguaje interno (autoinstrucciones), impulsar su motivación y ayudarle a ser más flexible.

Cómo saber si tienes TDA

Por lo general, el TDA y el TDAH se observan desde inicios tempranos, donde los niños tienen más dificultades para regular su comportamiento. Al ser una forma diferente de entender, procesar y ver el mundo, estas diferencias no deben considerarse como problemas que necesiten arreglarse o curarse, puesto que se trata de variaciones neurobiológicas, es decir, simplemente diferentes. Sin embargo, lo que sí debemos trabajar son los elementos que generan malestar y dificultan las oportunidades de aprendizaje, socialización y desarrollo personal entre otros.

Si no se abordan desde el momento en el que se genera dificultades, éstas pueden arrastrarse hasta la edad adulta. Por eso, si hay una mínima sospecha de que su hijo pueda tener TDA, debe contar con la ayuda necesaria para dar con el diagnóstico y una adecuada intervención.

Los profesionales de nuestro centro le realizarán una adecuada valoración (en base a sus necesidades, fortalezas y debilidades). Esta evaluación es fundamental para saber si el niño presenta TDA y para proporcionar una intervención multidisciplinar adecuada, a nivel individual, familiar y educativo, recibiendo el asesoramiento necesario para establecer pautas y adaptaciones necesarias.

La valoración por parte del psicólogo es necesaria para descartar otros factores que puedan estar agravando o incidiendo en las dificultades. La valoración psicopedagógica, psicológica y/o de terapia ocupacional incluye pruebas necesarias para recoger información del entorno del niño, como, por ejemplo, de la familia y la escuela, así como toda información relativa a la vida del niño, su desarrollo, alimentación, autonomía, habilidades sociales, regulación emocional, etc.

Con todos esos datos y la valoración de nuestros profesionales, se establecerá el punto de partida para una intervención que reduzca y eliminen las barreras para el bienestar, la adaptación y la calidad de vida de las personas con diversidad funcional y sus familias.

Causas del TDA

El origen del Trastorno por déficit de atención con o sin e hiperactividad (TDA/TDAH) se desconoce hoy en día con exactitud y sugieren que no existe una causa única. Parece darse en respuesta a la interacción de diversos factores entre los que encontramos:

  • Factores genéticos: la herencia juega un papel fundamental en el desarrollo del TDA/TDAH, pues, los niños con padres, hermanos o familiares directos con esta condición tienen más probabilidades de desarrollarlo.
  • Los factores ambientales y psicosociales: el consumo de tabaco y/o alcohol durante el embarazo y el TDA/TDAH en los niños está relacionado, y el estrés, la ansiedad materna durante el embarazo también.
  • Factores neuroquímicos: alteraciones en los circuitos cerebrales y desequilibrio en los neurotransmisores.

Tratamiento del DTA según cada caso

El tratamiento para TDA depende del caso de cada niño, por lo que para identificar las necesidades es necesario realizar una primera evaluación desde todas las áreas que acontecen al desarrollo. Sin embargo, es habitual la intervención psicológica y pedagógica de profesionales que le ayuden a entrenar sus habilidades cognitivas, emocionales y sociales, así como el razonamiento y la atención, etc. Y la intervención desde el área de Terapia Ocupacional, que busca la mejora de componentes como la psicomotricidad, la conciencia corporal, la autonomía y la regulación entre otros.

Es importante que los profesionales también orienten a la familia y los educadores del menor, de esta forma, trabajarán en equipo para mejorar las capacidades del niño. El trabajo conjunto Familia- Escuela- Especialista/s es fundamental para el éxito de la intervención.

Por otra parte, hay que explicarle al niño qué es lo que le sucede, de esta forma, rebajará sus niveles de malestar y mejorará su autoestima.

En algunos casos, las terapias se complementan y requieren de tratamiento farmacológico, siempre pautado y supervisado por el médico especialista.

TDA y TDAH: principales diferencias

Muchas personas dan por hecho que TDA Y TDAH es el mismo concepto, pero, ¿hablamos de lo mismo? La respuesta es no.

Son trastornos que pertenecen a la misma categoría, sin embargo, cada uno de ellos tienen unas manifestaciones diferentes.

Atendiendo a las siglas TDA, sabemos que significan: Trastorno por déficit de atención, Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Por lo tanto, vemos que son dos variantes de la misma neurodiversidad y que la diferencia más característica es esa: la hiperactividad.

Dentro del TDAH, hay tres subtipos:

  • Predominante Inatento.
  • Predominante Hiperactivo/Impulsivo.
  • Predominante Combinado.

En realidad, lo correcto es hablar de TDAH, e identificar el subtipo (inatento, impulsivo o combinado), pero durante los últimos años, se ha usado la denominación TDA o TDAH, para hacer distinción entre los niños que presentan impulsividad e hiperactividad y los que no.

Si hacemos una comparativa de entre TDA Y TDAH, teniendo en cuenta los síntomas citados de los niños con TDA, podemos observar que las características más destacables de los niños con TDAH son:

  • Dificultad para estar quieto y concentrarse en algo. Les suele costar mantener todo su cuerpo relajado. Necesitan un constante movimiento (están moviendo los pies, mordiéndose las uñas, correteando, etc.).
  • Normalmente les supone un gran esfuerzo acabar algo que le suponga un reto (a no ser que le motive especialmente).
  • Le cuesta organizar y planificar con un orden las tareas y pueden llegar a dejar la actividad al poco rato de haber empezado, o incluso mostrar dificultad para empezarlas.
  • Cuando habla se cuesta seguir una conversación recíproca por dificultades como no poder esperar su turno, interrumpir con facilidad a los demás, dejar una conversación a medias, o hablar en exceso pareciendo no tener un objetivo fijo.
  • Dificultad para prestar atención a más de una tarea/actividad/estímulo a la vez.
  • Es muy impaciente y le cuesta mantenerse sentado.
  • Su impulsividad le lleva a precipitarse en la mayoría de sus acciones (actuar antes de pensar).
  • En comparación, con los niños TDA, puede presentar mayor dificultad en el control de la conducta y de los impulsos.
  • Mayores dificultades para establecer relaciones sociales debido a su carácter impulsivo.

En las conductas de los niños con TDA y los niños TDAH, encontramos en común que a ambos les cuesta mantener la atención, seguir una rutina, entender órdenes o seguir unas pautas, y la principal diferencia radica en la impulsividad y la necesidad de movimiento.

En Ludocrea nuestros profesionales trabajan para poder atender todas las necesidades y dificultades de los niños y sus familias, así como los desafíos relacionados con la comunicación, la socialización, la regulación emocional y el aprendizaje.

La primera consulta telefónica es gratuita ¡Te esperamos!

Cuándo llevar a un niño al psicólogo según su comportamiento

Cuándo llevar a un niño al psicólogo según su comportamiento

Muchos padres se cuestionan sobre cuándo llevar a su hijo al psicólogo. Alertados por comportamientos que distan de ser los esperados en un niño, sopesan el recurrir a ayuda profesional externa.

Lamentablemente siguen existiendo prejuicios sociales sobre llevar al niño al psicólogo y esto a veces desemboca en obviar las señales de alarma desembocando en problemas mayores y más complejos por no haber acudido a tiempo a un profesional.

Los niños pasan por difíciles etapas durante su desarrollo. Sobre los 3 años florecen las rabietas y la negación, consideradas como “desarrollo esperado” por los profesionales. Sin embargo, estas conductas pueden empezar a ser preocupantes cuando se mantienen en el tiempo o son muy intensas.

Hay que tener en cuenta que el desarrollo del niño está marcado por diversos factores, entre ellos el contexto, el temperamento, etc., pero estando atentos a las señales.

Por ejemplo, empatizas con frases como “mi hijo no me escucha, no se gira cuando le llamo”, “mi hijo juega solo, le cuesta hacer amigos” o “mi hijo no me mira a los ojos, no sonríe”, estas son señales de alerta que podrían tener que ver con autismo. Aunque esto no sea una patología ni una enfermedad, podría tratarse de una neurodiversidad, es decir una forma diferente de procesar y por este motivo siempre es una buena opción contar con la ayuda de un psicólogo infantil. Otras señales de posible autismo serían “mi hijo abre y cierra puertas o cajones”, “mi hijo alinea y apila las cosas”, “a mi hijo le molestan los ruidos y se tapa los oídos”.

O por ejemplo, si te identificas con afirmaciones como “mi hijo se enfada mucho”, “mi hijo tiene grandes/fuertes rabietas”, “no tolera la frustración”, “mi hijo me desafía”, “no me hace caso” o “mi hijo no sabe controlar los impulsos”, entonces posiblemente estas actitudes se correspondan con alertas de rabietas y también en este caso convendría contactar con un profesional especializado en psicología infantil.

Cómo convencer a mi hijo para que vaya al psicólogo

En primer lugar, es normal que te preocupes por la reacción de tu hijo al anunciarle que vais a acudir al psicólogo, y es lógico que no sepas el modo de explicárselo correctamente. Si estás buscando un profesional que te ayude con esto, concierta una cita gratuita con Centro Ludocrea y te resolverán todas tus dudas.

Entra dentro de lo esperado el que el niño se enfade, se niegue o no comprenda la situación, pero aun así es importante que seas sincero con tu hijo. Otras veces el niño acepta con normalidad la noticia, pero para cualquiera de estos casos es recomendable seguir unos consejos para manejar la situación de la mejor manera.

Es importante que, antes de la primera cita, se informe al niño sobre dónde va y con quién, siendo honestos con él. Si normalizamos la situación de acudir un psicólogo, ellos lo naturalizarán de manera sencilla.

En los casos de niños de menos de 12 años no es necesario explicárselo con demasiada antelación puesto que puede provocarle cierto agobio. Es suficiente con decírselo el día antes y contarle que la función de un psicólogo es de ayudarnos y apoyarnos cuando nos sentimos mal, tristes o enfadados.

Si el niño es mayor de 12 años hay que ser muy sutil puesto que si perciben obligación pueden responder con rechazo. Debemos involucrarnos junto a él en el problema y explicar que vamos a encontrar juntos la solución y el profesional con el que nos sintamos más cómodos.

Para ello encuentra un momento de tranquilidad y evita hacerlo en las situaciones en que tu hijo pueda estar cansado o nervioso. Tampoco es buen momento si estás enfadado con el niño puesto que percibirá la noticia de la terapia como un castigo.

Sé natural e implícalo en el deseo de mejorar. Como cada familiar y cada niño son únicos, consulta con las profesionales de Ludocrea para que puedan asesorarte.

Es positivo que incidas en que un psicólogo nos ayudará con nuestras preocupaciones y resolverá nuestras preguntas. También nos enseñarán a mejorar nuestras habilidades y que todo lo que hable con él es un secreto y no nos lo contará a los padres, sin el permiso del niño.

Recuerda que si has llegado satisfactoriamente hasta este punto es gracias a las señales que te han hecho preguntarte cosas como: “mi hijo tiene manías y obsesiones” o “mi hijo es muy nervioso”. A continuación de dejamos algunas frases que podrían resultarte familiares y que con ayuda de un profesional de la psicología infantil podrían resolverse o mejorarse: a mi hijo le cuesta estudiar, mi hijo tiene problemas con amigos, a mi hijo le cuesta hacer nuevos amigos, mi hijo tiene muchas rabietas, a mi hijo le cuesta relacionarse, mi hijo tiene miedos, mi hijo no presta atención, a mi hijo le cuesta estudiar, a mi hijo no se le entiende cuando habla, mi hijo no pronuncia bien, mi hijo se mueve mucho, mi hijo no entiende lo que lee, mi hijo no quiere comer, mi hijo no tolera la frustración, a mi hijo se le olvida lo que aprende.

¿Te suenan? En ese caso te aconsejamos que contactes con nuestro equipo para disfrutar de una primera consulta de psicología infantil gratis.

Qué hacer si mi hijo sigue sin querer ir al psicólogo

Muchas veces ocurre esto. El niño no quiere ir a psicólogo quizás porque no sabe muy bien qué es o que hace y puede generar desconfianza y miedo. Algunas de las expresiones que escucharás en los niños más mayores serán cosas como “me da vergüenza”, “no sirve para nada” o “no quiero contarle cosas a un desconocido”.

Vamos a detallar las razones más comunes por las que un niño se niega a ir al psicólogo:
Piensa que no necesita ayuda. Cree que sus cosas puede solucionarlas por él mismo y esto puede conllevar a que la situación empeore.

Tiene miedo de ser juzgado: piensa que el psicólogo le señalará o le echará la bronca. Hay que explicarle que no es así y que podrá expresarse con toda libertad.
No quiere hablar con un extraño: contar sus sentimientos a un desconocido no es fácil. Debemos decirle que un psicólogo es un profesional en escuchar y ayudar.

Estas son las pautas que debemos seguir si nuestro hijo no quiere ir al psicólogo:
Díselo de manera natural, sin darle transmitirle preocupación, como cualquier otra cita cotidiana. Eso hará que el niño normalice la situación y no piense en el psicólogo desde el miedo.

Busca un momento relajado en que estéis todos en un entorno de tranquilidad. Sugiere y no obligues. Es frecuente que, si los niños se niegan a ir, tengamos la tentación de imponerles nuestra decisión, pero esto solo creará incertidumbre y malestar. El objetivo es que entienda que le va a ayudar.

Cómo explicarle a un niño qué es un psicólogo

Cómo explicarle a un niño qué es un psicólogo

Hay ocasiones en las que es necesario acudir al psicólogo con nuestro hijo por diferentes causas y se nos plantean dudas sobre cómo comunicárselo al niño, en qué momento y en qué consiste una consulta. Explicarle y anticiparle correctamente qué es un psicólogo (adaptado a las necesidades del niño) hará que el niño comprenda y asuma la situación de buen grado. Por ejemplo, si tu hijo tiene dificultades de aprendizaje, podremos explicarle que el psicólogo al que vamos a ver, nos facilitará herramientas y trucos que le permitirán cumplir sus objetivos de manera más eficaz, con menor dificultad y sentirnos más competentes.

Es importante que, antes de la primera cita, se informe al niño sobre dónde va y con

quién, (la importancia de la anticipación), siendo honestos con él. Si normalizamos la situación de acudir un psicólogo, ellos lo naturalizarán de manera sencilla.

Asimismo, no debemos escatimar en hacer entender al niño, al joven o al adolescente que un psicólogo es una persona especialista en ayudarnos en todo lo que necesitemos, donde su objetivo será siempre el mayor bienestar posible. Que, además, se trata de una persona amable y sonriente, interesado por lo que le interesa al propio niño, y que además no grita, no se enfada ni echa broncas puesto que intentará entenderlo y ayudarlo en todo momento. Dependiendo de las necesidades de intervención, podrán jugar, dibujar, hablar, compartir, leer, etc.

Que comprenda que un psicólogo le ayudará a resolver dificultades y/problemas, a sentirse bien, a averiguar qué le pasa para poder solucionarlo y darle herramientas y estrategias para lograrlo. Que nos explicará a los padres qué podemos hacer para que todo en su entorno le permita sentirse mejor y que le apoyará en las decisiones que tomen entre ambos para estar mejor en su día a día (con nosotros los padres, en el colegio/instituto, con los amigos, con los estudios, etc.).

Cómo explicarle a un niño que va a ir al psicólogo

Un buen consejo para los niños de menos de 5 años es mencionar al psicólogo por su nombre de pila. Concierta una cita gratuita con Ludocrea para que el niño compruebe lo agradable que es la visita y pierda temores en un lugar en el que se sentirá cómodo.

A partir de los 5 años podremos decirles que se trata de una persona que se dedica a ayudar a la gente, alguien diferente y divertido con el que hablar y jugar y recordarle que vamos a un lugar donde ya han ido anteriormente muchos niños.

Después de los 7 años se le puede explicar más a fondo que se trata de un trabajador profesional que ha estudiado para saber cómo ayudar a los niños con el objetivo de buscar el mayor bienestar.

En cuanto a en qué momento contárselo, depende de las necesidades de cada niño. Las profesionales de Ludocrea realizan historias sociales con imágenes donde muestran, a través de fotos, dibujos y/o pictogramas, dónde van a ir, con quien, cuanto tiempo, y para qué.

Dependiendo de las necesidades, se lo podemos anunciar el mismo día y evitarles preocupaciones previas o hacerlo un par de días antes para que puedan ir anticipando, y preparándose para en caso de tener dudas, poder resolverles las preguntas que se les presenten.

Sé claro con tu hijo y dile que el psicólogo le ayudará a llevarse mejor con sus amigos o con los nervios que pasa antes de ir al colegio/instituto. Díselo de forma optimista haciéndole ver que es una persona simpática y divertida y que sabes que otros niños que han ido antes han salido muy contentos.

De forma calmada y en un ambiente tranquilo se le cuentan las razones por las que es bueno que vaya al psicólogo (dependiendo siempre de sus propias necesidades individuales), porque es experto justo en resolver esa dificultad que el niño tiene. También puedes enseñarle fotos o la web de Ludocrea para que pueda ir más preparado y en confianza.

Preguntas que hace un psicólogo a un niño

Dependiendo de las preocupaciones de los padres y de las características de cada niño, se pueden realizar diversos tipos de evaluación.

Una entrevista del psicólogo con el niño o con el joven adolescente puede ser de manera estructurada. En este modo de entrevista se le hacen una serie de cuestiones diseñadas previamente y en un orden concreto e inmodificable.

Si la entrevista es semiestructurada, el psicólogo prepara una serie de preguntas, pero con la posibilidad de modificar o introducir nuevas cuestiones, así como omitir algunas de las que estaban previamente decididas.

Una tercera opción es una entrevista abierta. En ella no se establece ningún tipo de guion y se deja al niño que se exprese con más libertad, sin que sea necesario recurrir a las preguntas de los otros modelos de consulta.

Una cuarta opción, y tras haber hablado anteriormente con los padres y el niño, es pasar una evaluación psicológica estandarizada, es decir, mediante pruebas de evaluación específicas donde deben realizarse diferentes tareas, contestar a diversas preguntas, etc.

Las preguntas pueden que se abordan en cada sesión, suelen ser distintas de acuerdo con la finalidad de la entrevista. Un ejemplo de las cuestiones generales de presentación son: “¿Quién es pepito?” “si no te conociera de nada y tuvieras que describir cómo eres, ¿qué dirías?”, “con lo que consideres bueno y no tan bueno de ti. ¿qué es lo que mejor se te da hacer o lo que más te gusta hacer?” “¿en qué te gustaría que te ayudase? ¿qué es lo que más te gusta en tu día a día, y lo que menos?”.

Aunque lo primero que solemos hacer en nuestras consultas de psicología infantil es preguntar al niño o al adolescente sobre a qué le gusta jugar o divertirse, y jugamos con él para establecer un clima de confianza y un buen enlace terapéutico. A través del juego observamos muchos aspectos importantes como la tolerancia a la frustración, los intereses, los periodos atencionales, habilidades motrices etc.

Le explicamos al niño que estamos aquí para ayudarle en lo que necesite, con el objetivo de que sea más autónomo, o feliz, o que se sienta capaz, o que le cueste menos estudiar… (dependiendo del motivo de consulta).

La estructura de una consulta psicológica infantil o juvenil suele seguir unas pautas:
Evaluación inicial para poder fijar los objetivos. Una vez establecidos los objetivos que queremos alcanzar, se crea un plan de intervención ajustado e individualizado.

Nos adaptamos al desarrollo del niño. Las evaluaciones, el tipo de intervención y los objetivos se adaptan a su ciclo evolutivo puesto que, de no ser así, será complicado que mantenga una atención activa durante mucho tiempo. La forma de dirigirnos a ellos tiene que ser con frases simples y un vocabulario claro y cercano.

Otro aspecto importante es generar un ambiente cálido y seguro. Es imprescindible crear un clima de confianza y empatía donde el niño, el joven o el adolescente se sienta respetado, valorado y libre para expresar sus pensamientos y sus sentimientos. También es importante recordar el respetar los momentos de silencio y los propios tiempos del niño.

La comprensión y utilización del lenguaje (no solo el verbal) es crucial con ellos, puesto que, no todos los niños tienen las mismas capacidades cognitivas, los mismos recursos lingüísticos o la misma forma de procesar la información.

Aplicar el juego durante las sesiones permite que el niño abrace un clima de confianza, el cual a edades muy tempranas es más eficaz que cualquier otro tipo de intervención. Concierta una primera cita gratuita de psicología en Ludocrea.

𝐋𝐚 𝐫𝐮𝐭𝐢𝐧𝐚 𝐝𝐞 𝐚𝐥𝐢𝐦𝐞𝐧𝐭𝐚𝐜𝐢ó𝐧

Desde terapia ocupacional queremos daros unos consejos de como hacer más fácil poco a poco el proceso de alimentación en casa.🍼

👉🏻𝐋𝐚 𝐫𝐮𝐭𝐢𝐧𝐚 𝐝𝐞 𝐚𝐥𝐢𝐦𝐞𝐧𝐭𝐚𝐜𝐢ó𝐧 es una de las principales que adquirimos desde casi el momento del nacimiento, es importante que las rutinas básicas como esta, se den adecuadamente para el cumplimiento y adecuación al resto de rutinas que aparecerán en la vida de nuestros peques durante el resto de su vida.👌🏼

✅Por ello es importante:
👁𝓐𝓷𝓽𝓲𝓬𝓲𝓹𝓪𝓻 lo que van a comer.
🚫𝓝𝓸 𝓮𝔁𝓲𝓰𝓲𝓻.
📺𝓔𝓿𝓲𝓽𝓪𝓻 𝓮𝓵 𝓾𝓼𝓸 𝓭𝓮 𝓭𝓲𝓼𝓽𝓻𝓪𝓬𝓽𝓸𝓻𝓮𝓼, como la televisión o la tablet.
🪑Favorecer 𝓾𝓷 𝓫𝓾𝓮𝓷 𝓪𝓶𝓫𝓲𝓮𝓷𝓽𝓮 𝓭𝓮 𝓬𝓪𝓵𝓶𝓪 𝔂 𝓾𝓷 𝓫𝓾𝓮𝓷 𝓹𝓸𝓼𝓲𝓬𝓲𝓸𝓷𝓪𝓶𝓲𝓮𝓷𝓽𝓸.
👨‍👩‍👧‍👦𝓒𝓸𝓶𝓮𝓻 𝓮𝓷 𝓯𝓪𝓶𝓲𝓵𝓲𝓪 𝓮 𝓲𝓷𝓬𝓵𝓾𝓲𝓻 a todos los miembros 𝓮𝓷 𝓮𝓵 𝓹𝓻𝓸𝓬𝓮𝓼𝓸 𝓭𝓮 𝓪𝓵𝓲𝓶𝓮𝓷𝓽𝓪𝓬𝓲ó𝓷, por ejemplo en la preparación de la comida, ponerla en la mesa, etc.
☺️Favorecer 𝓵𝓪 𝓶𝓸𝓽𝓲𝓿𝓪𝓬𝓲ó𝓷 𝓹𝓸𝓻 𝓮𝓵 𝓹𝓻𝓸𝓬𝓮𝓼𝓸 𝓭𝓮 𝓪𝓵𝓲𝓶𝓮𝓷𝓽𝓪𝓬𝓲ó𝓷. ¡Para ello hay muchas maneras en las que te podemos asesorar!

Sabemos que en ocasiones no es tan fácil. ¿Necesitas ayuda en este proceso?

¿𝗖𝗿𝗲𝗲𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝘁𝘂 𝗽𝗲𝗾𝘂𝗲 presenta algunas 𝗱𝗶𝗳𝗶𝗰𝘂𝗹𝘁𝗮𝗱𝗲𝘀 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝗮𝗹𝗶𝗺𝗲𝗻𝘁𝗮𝗰𝗶ó𝗻 ?
No dudéis en contactar con nosotros.

𝙋𝙧𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖 𝙚𝙣𝙩𝙧𝙚𝙫𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙜𝙧𝙖𝙩𝙪𝙞𝙩𝙖 𝙨𝙞𝙣 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙤𝙢𝙞𝙨𝙤.

🌐www.centroludocrea.com
📍Calle Pintor Cabrera 21, 1F. Alicante C.P: 03003
✉️ludocrea.psicologia@gmail.com

C𝕠𝕞𝕦𝕟𝕚𝕔𝕒𝕔𝕚ó𝕟 𝕒𝕦𝕞𝕖𝕟𝕥𝕒𝕥𝕚𝕧𝕒 𝕪 𝕒𝕝𝕥𝕖𝕣𝕟𝕒𝕥𝕚𝕧a

Hoy os voy a compartir sobre la ℂ𝔸𝔸 (𝕔𝕠𝕞𝕦𝕟𝕚𝕔𝕒𝕔𝕚ó𝕟 𝕒𝕦𝕞𝕖𝕟𝕥𝕒𝕥𝕚𝕧𝕒 𝕪 𝕒𝕝𝕥𝕖𝕣𝕟𝕒𝕥𝕚𝕧𝕒).
Es un recurso utilizado para reemplazar o complementar el lenguaje oral cuando éste no es efectivo para la comunicación.
Hay distintos tipos de sistemas de comunicación:
➡️con ayuda de instrumentos (baja o alta tecnología)📱🗣️
➡️sin ayuda ayuda de instrumentos.👐🏻👍💪🏼
𝕃𝕒 𝕔𝕠𝕞𝕦𝕟𝕚𝕔𝕒𝕔𝕚ó𝕟 𝕓𝕚𝕞𝕠𝕕𝕒𝕝 es un SAAC complementario al lenguaje oral, sin utilizar tecnología, ya utiliza el propio cuerpo👐🏻 para representar palabras, para facilitar la estructuración sintáctica 💬, la comprensión🧠 e incluso la alfabetización 🅰️🅱️.
✅𝑫𝒆𝒓𝒓𝒊𝒃𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒎𝒊𝒕𝒐𝒔: N̲U̲N̲C̲A̲ un sistema alternativo y aumentativo de comunicación impide el desarrollo del lenguaje oral.
✅El 𝒆𝒙𝒊𝒕𝒐 𝒅𝒆 𝒖𝒏 𝑺𝑨𝑨𝑪 consiste en que tanto el usuario, como el contexto, modelen y se comuniquen utilizando el sistema.
Cualquier duda o consulta, no dudéis en contactar con nosotros. 𝙋𝙧𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖 𝙚𝙣𝙩𝙧𝙚𝙫𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙜𝙧𝙖𝙩𝙪𝙞𝙩𝙖 𝙨𝙞𝙣 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙤𝙢𝙞𝙨𝙤.😊
📍Calle Pintor Cabrera 21, 1F. Alicante
C.P: 03003
📧ludocrea.psicologia@gmail.com
📞 966 933 348

Las 𝕗𝕦𝕟𝕔𝕚𝕠𝕟𝕖𝕤 𝕖𝕛𝕖𝕔𝕦𝕥𝕚𝕧𝕒𝕤

Las 𝕗𝕦𝕟𝕔𝕚𝕠𝕟𝕖𝕤 𝕖𝕛𝕖𝕔𝕦𝕥𝕚𝕧𝕒𝕤 son procesos cognitivos de alto nivel que nos permiten atender, procesar, planificar y organizar la información, determinar la toma de decisiones necesaria, gestionar la respuesta emocional y evaluar y adaptar nuestro comportamiento, con el objetivo de llegar a una meta deseada.

Trabajando las funciones ejecutivas de manera lúdica con el juego de “tocado y hundido” fomentamos:

1. ʟᴀ ᴍᴇᴍᴏʀɪᴀ ᴅᴇ ᴛʀᴀʙᴀᴊᴏ, ʟᴀ ᴄᴀᴘᴀᴄɪᴅᴀᴅ ᴅᴇ ᴀᴜᴛᴏᴄᴏɴᴛʀᴏʟ ʏ ᴅᴇ ɪɴʜɪʙɪᴄɪóɴ así como la fʟᴇxɪʙɪʟɪᴅᴀᴅ ᴄᴏɢɴɪᴛɪᴠᴀ.
Nuestro creador/a tiene que utilizar el autocontrol y la inhibición de estímulos irrelevantes para prestar atención y controlar la impulsividad, evitando así las interferencias. Además, la memoria de trabajo (a corto plazo) y la flexibilidad cognitiva son indispensables, para generar un pensamiento creativo y alternativo, además de adaptarse a los cambios con el objetivo de resolver el problema (en este caso, hundir todos los barcos del adversario).

2. La ᴇsᴛʀᴜᴄᴛᴜʀᴀᴄɪóɴ ʏ ᴏʀɢᴀɴɪᴢᴀᴄɪóɴ ᴇsᴘᴀᴄɪᴀʟ.
Para localizar los barcos, nuestro creador/a debe utilizar coordenadas, cuadrículas con la regla de respetar, al menos, un espacio en blanco entre cada barco.

3. La ᴄᴀᴘᴀᴄɪᴅᴀᴅ ᴅᴇ ᴘʟᴀɴɪɴɪᴄᴀᴄɪóɴ.
Para poder colocar los barcos debemos planificar cómo lo vamos a hacer, y para conseguir encontrar los barcos del contrincante debemos establecer una estrategia (por ejemplo para localizar los barcos de 2, 3 y 4 casillas).

4. Fomenta la ᴍᴏɴɪᴛᴏʀɪᴢᴀᴄɪóɴ ʏ ᴄᴏɴᴛʀᴏʟ.
Se trata de supervisar nuestra conducta para asegurarnos de que se cumple el plan establecido.

𝙋𝙧𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖 𝙚𝙣𝙩𝙧𝙚𝙫𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙜𝙧𝙖𝙩𝙪𝙞𝙩𝙖 𝙨𝙞𝙣 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙤𝙢𝙞𝙨𝙤.😊

🌐www.centroludocrea.com
📍Calle Pintor Cabrera 21, 1F. Alicante
C.P: 03003
📧ludocrea.psicologia@gmail.com
📞 966 933 348

#ludocrea #psicologia #tea #terapia ocupacional #psicologiainfantil #lenguaje #juego #imaginacioninfantil #retrasoenellenguaje #lenguajeniños #aprenderjugando #juegos #aprendizaje #infancia #tdah #lenguaje #comunicacion #autismo #infancia #alicante #centroludocrea

¿Qué juguete compro a mi hij@?

✔️El JUEGO es de gran importancia desde los inicios, y nos acompaña a lo largo del desarrollo, siendo una de las 𝗳𝘂𝗲𝗻𝘁𝗲𝘀 𝗽𝗿𝗶𝗻𝗰𝗶𝗽𝗮𝗹𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝗮𝗽𝗿𝗲𝗻𝗱𝗶𝘇𝗮𝗷𝗲.

‼️Por ello, es necesario tener en cuenta y valorar los juguetes que ofrecemos a nuestros niños, así como darles una gran importancia en su desarrollo.🧠

Debemos tener en cuenta tanto las 𝗰𝗮𝗿𝗮𝗰𝘁𝗲𝗿í𝘀𝘁𝗶𝗰𝗮𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗷𝘂𝗴𝘂𝗲𝘁𝗲 🧸🪀𝗰𝗼𝗺𝗼 𝗹𝗮𝘀 𝗱𝗲 𝗻𝘂𝗲𝘀𝘁𝗿𝗼𝘀 𝗵𝗶𝗷@𝘀👧🏼🧒🏻, es decir:

✔️Un juguete adaptado a:
-𝘓𝘢𝘴 𝘯𝘦𝘤𝘦𝘴𝘪𝘥𝘢𝘥𝘦𝘴
-𝘙𝘪𝘵𝘮𝘰 𝘥𝘦 𝘢𝘱𝘳𝘦𝘯𝘥𝘪𝘻𝘢𝘫𝘦
-𝘊𝘢𝘳𝘢𝘤𝘵𝘦𝘳í𝘴𝘵𝘪𝘤𝘢𝘴 𝘴𝘦𝘯𝘴𝘰𝘳𝘪𝘢𝘭𝘦𝘴
-𝘐𝘯𝘵𝘦𝘳𝘦𝘴𝘦𝘴

✔️Que sea:
-𝘝𝘦𝘳𝘴á𝘵𝘪𝘭: 𝘔𝘢𝘴 𝘷𝘢𝘭𝘦 𝘵𝘦𝘯𝘦𝘳 𝘶𝘯𝘰 𝘤𝘰𝘯 𝘥𝘪𝘴𝘵𝘪𝘯𝘵𝘰𝘴 𝘶𝘴𝘰𝘴 𝘺 𝘯𝘰𝘳𝘮𝘢𝘴, 𝘲𝘶𝘦 20 𝘥𝘪𝘧𝘦𝘳𝘦𝘯𝘵𝘦𝘴.
-𝘓𝘭𝘢𝘮𝘢𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘴𝘦𝘨ú𝘯 𝘭𝘢𝘴 𝘤𝘢𝘳𝘢𝘤𝘵𝘦𝘳í𝘴𝘵𝘪𝘤𝘢𝘴 𝘥𝘦𝘭 𝘯𝘪ño/a
-𝘚𝘦𝘯𝘤𝘪𝘭𝘭𝘰

Si os surgen dudas sobre el juego de vuestros campeones, consultadnos sin compromiso!☺️.

𝙋𝙧𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖 𝙚𝙣𝙩𝙧𝙚𝙫𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙜𝙧𝙖𝙩𝙪𝙞𝙩𝙖 𝙨𝙞𝙣 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙤𝙢𝙞𝙨𝙤.

🌐www.centroludocrea.com
📍Calle Pintor Cabrera 21, 1F. Alicante C.P: 03003
✉️ludocrea.psicologia@gmail.com

#ludocrea #psicologia #logopedia #terapia ocupacional #psicologiainfantil #integracionsensorial #planeamiento #ideación #estimulaciontemprana #aprenderjugando #juegos #aprendizaje #infancia #autismo #tdah #lenguaje #comunicacion #autismo #infancia #alicante

¿Porqué no habla pero entiende todo?

Si tu peque 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙚𝙣𝙙𝙚 𝙩𝙤𝙙𝙤 𝙥𝙚𝙧𝙤 𝙣𝙤 𝙝𝙖𝙗𝙡𝙖, aquí os dejamos unos tips💡:

Muchas veces los papás se preguntan porqué sus peques comprenden y llevan a cabo ciertas instrucciones, señalan partes de su cuerpo y otros objetos que le rodean y no se expresan haciendo sonidos o palabras.

En este post os explicamos un poco más sobre ello, dejando tres recomendaciones para estimular el lenguaje de tu peque:

1. Durante su juego favorito, 𝕚𝕟𝕥𝕖𝕘𝕣𝕒 𝕖𝕩𝕡𝕣𝕖𝕤𝕚𝕠𝕟𝕖𝕤 𝕪 𝕤𝕠𝕟𝕚𝕕𝕠𝕤 🗣🔈 que utilices de manera expresiva. Juega con él/ella para lograrlos. Los favoritos de los peques: ¡ay, se cayó!, ¡wow!, ¡pum!, ¡oh, oh!
2. ℝ𝕖𝕡𝕚𝕥𝕖 👄con énfasis palabras funcionales dentro de su rutina. Por ejemplo: “dame pan”, “toma”, “otro”, “más”…
3. 𝕄𝕠𝕥𝕚𝕧𝕒 mucho y 𝕔𝕖𝕝𝕖𝕓𝕣𝕒 todas sus expresiones lingüísticas 🥳

Si las dificultades en comunicación son claras, es importante hacer una evaluación exhaustiva por parte de psicólogos y logopedas.

Cualquier duda o consulta, no dudéis en contactar con nosotros. 𝙋𝙧𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖 𝙚𝙣𝙩𝙧𝙚𝙫𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙜𝙧𝙖𝙩𝙪𝙞𝙩𝙖 𝙨𝙞𝙣 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙤𝙢𝙞𝙨𝙤.😊

🌐www.centroludocrea.com
📍Calle Pintor Cabrera 21, 1F. Alicante
C.P: 03003
📧ludocrea.psicologia@gmail.com
📞 966 933 348

#ludocrea #psicologia #logopedia #terapiaocupacional #psicologiainfantil #comunicación #comprensiondellenguaje #juegoylenguaje #lenguajeytea #comunicaciontea #atenciontemprana #estimulaciondellenguaje #estimulaciontemprana #lenguaje #tartamudez #retrasoenellenguaje #lenguajeniños #aprenderjugando #juegos #aprendizaje #infancia #autismo #tdah #lenguaje #comunicacion #infancia #alicante #centroludocrea #habla #lenguajeoral #lenguajeexpresivo #lenguajecomunicación

𝗧𝗢𝗗𝗢 𝗡𝗜Ñ𝗢 𝗦𝗘 𝗖𝗢𝗠𝗨𝗡𝗜𝗖𝗔, 𝓱𝓪𝓫𝓵𝓮 𝓸 𝓷𝓸 𝓱𝓪𝓫𝓵𝓮.

Los niños, desde muy temprano en su neurodesarrollo👶🏻 tienen la capacidad de tomar decisiones 💭.
𝓤𝓷 𝓫𝓮𝓫é 𝓹𝓾𝓮𝓭𝓮 𝓮𝓵𝓮𝓰𝓲𝓻 𝓬𝓸𝓶𝓮𝓻 𝓸 𝓷𝓸 𝓬𝓸𝓶𝓮𝓻, 𝓮𝓵𝓮𝓰𝓲𝓻 𝓺𝓾é 𝓬𝓸𝓶𝓮𝓻, 𝓹𝓾𝓮𝓭𝓮 𝓮𝓼𝓽𝓲𝓻𝓪𝓻 𝓵𝓸𝓼 𝓫𝓻𝓪𝔃𝓸𝓼 𝓪 𝓪𝓵𝓰𝓾𝓲𝓮𝓷 𝓹𝓪𝓻𝓪 𝓺𝓾𝓮 𝓵𝓸 𝓬𝓸𝓳𝓪 𝓮𝓷 𝓫𝓻𝓪𝔃𝓸𝓼.

Sin embargo, cuando los niños tienen neurodesarrollo diferente, (lo que solemos llamar un neurodesarrollo neurodivergente), el entorno 𝓽𝓲𝓮𝓷𝓭𝓮 𝓪 𝓽𝓸𝓶𝓪𝓻 𝓭𝓮𝓬𝓲𝓼𝓲𝓸𝓷𝓮𝓼 𝓹𝓸𝓻 𝓮𝓵𝓵𝓸𝓼, desde qué van a comer, qué ropa usarán, a que jugarán, etc.

Es importante que estos pequeños, puedan y los capacitemos a tomar decisiones, por ejemplo: si desean comer una 🍌 o una 🍪 (dando capacidad de elección mediante el objeto concreto o una 📷).
Esto favorece:
👁️ la alternancia visual de un objeto a otro.
🧠 la simbolización y asociación de ese objeto con experiencias pasadas.
💭la toma de decisión de qué alimento desea comer (seleccionándolo con la 👀, con la ✋🏻, con sonido 💬, con un comunicador 📱, o de otras formas).
Y finalmente, la triangulación, cerrar el circuito comunicativo con su interlocutor 🗨️.

Hoy queremos recordaros que 𝗧𝗢𝗗𝗢 𝗡𝗜Ñ𝗢 𝗦𝗘 𝗖𝗢𝗠𝗨𝗡𝗜𝗖𝗔, 𝓱𝓪𝓫𝓵𝓮 𝓸 𝓷𝓸 𝓱𝓪𝓫𝓵𝓮.
Somos los adultos quienes debemos 𝓱𝓪𝓫𝓲𝓵𝓲𝓽𝓪𝓻 𝓵𝓸𝓼 𝓬𝓪𝓷𝓪𝓵𝓮𝓼 𝓭𝓮 𝓬𝓸𝓶𝓾𝓷𝓲𝓬𝓪𝓬𝓲𝓸𝓷.

Cualquier duda o consulta, no dudéis en contactar con nosotros. 𝙋𝙧𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖 𝙚𝙣𝙩𝙧𝙚𝙫𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙜𝙧𝙖𝙩𝙪𝙞𝙩𝙖 𝙨𝙞𝙣 𝙘𝙤𝙢𝙥𝙧𝙤𝙢𝙞𝙨𝙤.😊

🌐www.centroludocrea.com
📍Calle Pintor Cabrera 21, 1F. Alicante
C.P: 03003
📧ludocrea.psicologia@gmail.com
📞 966 933 348

#ludocrea #psicologia #logopedia #terapiaocupacional #psicologiainfantil #comunicación #comprensiondellenguaje #juegoylenguaje #lenguajeytea #comunicaciontea #atenciontemprana #estimulaciondellenguaje #estimulaciontemprana #lenguaje #tartamudez #retrasoenellenguaje #lenguajeniños #aprenderjugando #juegos #aprendizaje #infancia #autismo #tdah #lenguaje #comunicacion #infancia #alicante #centroludocrea #habla #lenguajeoral #lenguajeexpresivo #lenguajecomunicación

Abrir chat